gallery/pedrazales
gallery/fotos
gallery/video
gallery/sin título 44
gallery/banderapedrazales5
gallery/titulo3
gallery/turismo
gallery/archivo

Patín en el Lago

Tengas o no tengas niños, el lago es una de las principales atracciones para pequeños y mayores. Hay varias playas de arena, más o menos fina, para bañarse como en el mar (pero con agua dulce)... y también hay innumerables calitas de roca donde poner la toalla.

Conviene unas cangrejeras para los pies, ya que a veces las calas tienen piedras que hay que pisar.

En esta ocasión, aparte de bañarnos en la orilla, podemos alquilar un patin o una piragua y hacerlo en medio del lago o en algunos de los lugares innacesibles a pie o incluso cerca de una pequeña isla. Hay varias zonas para alquilar. Cerca de "Los Enanos" y también en "Custa Llago".

Si tienes niños, no lo dudes... alquila el patín con tobogán. Se lo pasan de miedo.

Una semana de actividades en Pedrazales

En torno a Pedrazales hay muchísimas cosas que ver y que hacer, casi todas relacionadas con la naturaleza. El río, el lago, el senderismo, las bicicletas, los caballos o simplemente comer bien son cosas más que cotidianas.

Aquí te proponemos una semana de actividades para toda la familia. Mézclalas como quieras y disfruta.

LUNES

Mercado de El Puente de Sanabria

El mercadillo de El Puente es un acontecimiento imprescindible todos los lunes, no sólo para hacer compras, sino como lugar de encuentro, de paseo y de entretenimeinto desde primera hora de la mañana y hasta la hora de la comida.

Desde fruta a bragas, desde cassetes de gaita hasta guadañas, todo cabe en este mercadillo, que se abarrota en los meses de verano.

Quizá no vayas con intención de comprar nada, pero seguro que algo encuentras. Llévate jersey aunque sea verano, que siempre hace fresco.

Comprar los churros en el puesto que se coloca en el centro del mercado y luego ir con ellos para mojarlos en un café en La Estrella es la tradición.

MIÉRCOLES

Ruta a Caballo

Para empezar el día, seguro que con menos calor y moscas que por la tarde, una buena propuesta es hacer una ruta a caballo aprovechando el fresco.

A la entrada de Pedrazales, si vienes desde Galende, tienes un picadero con un buen número de caballos y de rutas para conocer la zona.

Los caballos son dóciles y el ritmo es muy sosegado; bueno para hacer alguna que otra foto, observar la naturaleza y ver todo a casi tres metros del suelo.

Los niños también pueden montar, sólos o acompañados.

MARTES
SABADO y DOMINGO

El río Tera

Los fines de semana son los de mayor afluencia de gente al lago y, por ello, es un buen momento para bañarse en el río, donde seguro que estaremos más tranquilos.

Hay muchos puntos de baño en el río Tera, aunque cerca de Pedrazales, a 20 minutos andando (también se puede ir por la carretera), hay dos especialmente agradables: el Pozo de la Piedra y el Pozo de Migallón.

El Pozo de la Piedra es un pequeño remanso, del que sobresale en su centro un peñasco de apenas metro y medio de alto, pero que hace las delicias de los niños como trampolín.

El Pozo de Migallón es algo más amplio. Un recodo del río con bastante profundidad, pero de aguas muy tranquilas, que permiten nadar y disfrutar de un entorno rodeado de árboles.

VIERNES

Ribadelago

Ribadelago es el pueblo que está más cercano al Lago de Sanabria, en su orilla oeste; célebre tristemente por la riada que se llevó a buena parte de su población en 1959 tras la rotura de la presa de Vega de Tera.

Hay dos "Ribadelago" que conviven actualmente. Uno, el pueblo antiguo o por lo menos lo que quedó después de la tragedia. Otro, el pueblo reconstruido en tiempos de Franco con casas que poco tienen que ver con la zona. Un contraste que no deja de sorprender.

Vale la pena iniciar el camino que lleva al Cañón del Tera, por donde bajó la fatal riada, ya que la erosión de aquel episodio ha dejado grandes rocas dignas de ver y muchas pozas donde se remansa el agua que baja de la montaña.

Desde Ribadelago parten algunas de las rutas de senderismo más bonitas, pero también más duras, entre ellas las del Cañón.

JUEVES

La Sierra

La sierra es uno de los destinos imprescindibles si vienes a Pedrazales. Tienes que subir, sí o sí. La visita a la Laguna de los Peces, donde se acaba la carretera, es algo obligado.

Estás en presencia de un paisaje de alta montaña, donde apenas ves árboles y desde donde salen múltiples rutas de senderismo.

Si te ves fuerte, la ruta hacia las presas de Vega de Conde y de Vega de Tera -esta última famosa por la rotura que provocó en 1959 una riada que mató a buena parte de la población de Ribadelago- es bastante agradable. Si te ves más fuerte, la de Peña Trevinca, que separa León, Orense y Zamora, te permitirá ver paisajes impresionantes y, con suerte, la fauna autóctona: lobos, jabalís, corzos, águilas...

Ruta Pedrazales-Vigo

Ruta de subida suave, pero constante, entre Pedrazales y Vigo de Sanabria, un pueblo metido en la sierra.

El camino es espectacular, totalmente rodeado de árboles, arbustos y naturaleza en general. En ocasiones el camino se hace profundo y las paredes de ambos lados parecen envolvernos. En ese momento veremos las raíces de los árboles que discurren a ambos lados del camino desde una perspectiva poco común: desde abajo.

Cuando llegues a Vigo, tómate un refrigerio, pasea por el pueblo y echa un vistazo al lago desde lo alto. Hasta hace pocos años tenían una pequeña forja.

Ruta en bicicleta

Si traes bicicleta o si consigues alquilar alguna (ahora mismo no conozco ningún sitio que lo haga) una ruta por los alrededores de Pedrazales es un buen plan para una tarde en la que quizá el tiempo no acompañe para ir a bañarse.

Si vas con niños, las más fáciles son las que salen de Pedrazales y van a Trefacio o a Galende. Apenas dos kilómetros de distancia en ambos casos y ambas cuesta abajo, o sea, que luego te toca subir.

Desde Galende, la subida es sencilla. Incluso puedes utilizar otra ruta y venir parte por el campo y parte por la carretera de Pedrazales.

La vuelta de Trefacio es algo más "dura". Merece la pena hacerla por la carretera y enfrentarte a las 10 temidas curvas que suben hasta Pedrazales. La carretra es preciosa, ya que los árboles parecen querer comerse el asfalto.

Puebla de Sanabria

Después de comer o tras comer en la propia Puebla de Sanabria -hay varios restaurantes destacados-, vale la pena darse una vuelta por sus empinadas calles y ver sus casas, que han conservado de manera casi perfecta y que conforman un conjunto espectacular. ¡A qué esperan para grabar en Puebla Juego de Tronos!

Hay que callejear y, como no, acercarse hasta las murallas de la parte este, donde se aprecia realmente la altura del peñón donde está construida buena parte de la Puebla antigua. En la parte más alta se encuentra el pequeño castillo, donde hay un centro de interpretación, así como dos iglesias y la plaza del ayuntamiento. Vale la pena.

Desde el río, hay unas escaleras que suben hasta la parte alta de Puebla, aunque esto queda para los más atrevidos y con las piernas más recias. 

San Martín

El último pueblo antes de llegar a la sierra es San Martín de Castañeda.

Las vistas del Lago son impresionantes y merece la pena parar el coche o la bicicleta (la subida es muy dura, piénsatelo¡¡¡) para disfrutar de las vistas o hacer la típica foto.

Bien antes o después de la subir a la sierra, la parada en San Martín para comer es una buena idea. Además, el pueblo tiene un monasterio cisterciense que data del siglo XII, sobre el que hay innumerables leyendas que hablan de oro, pasadizos y monjes misteriosos.

La Alcobilla

El santuario de la Virgen de "La Alcobilla" se encuentra dentro del término municipal de San Justo. El paraje en el que se encuentra la ermita, es además de especial interés por conservarse en él numerosos ejemplares de castaños centenerarios e incluso algunos milenarios.

Cascada de Sotillo

Si vas a las Cascadas de Sotillo marece la pena que te lleve cámara de fotos, porque vas a ver algo espectacular.

Las cascadas son la salida natural de la llamada Laguna de Sotillo, que se encuentran a unos 1.600 metros de altitud. El agua cae por una pared vertical de unos 20 o 25 metros en varias cascadas -depende de las lluvias- a través de una pared llena de rocas gigantes.

Merece la pena el paseo hasta las cascadas y, si te ves con fuerza, seguir hasta la Laguna de Sotillo.

Barco del Lago

Desde hace unos años, el Lago tiene un nuevo atractivo turístico: un catamarán eólico-solar con el que hacer un recorrido didáctico sus aguas e incluso poder ver el fondo gracias a su su casco acristalado.

El catamarán sale de la playa principal del Lago, llamada Custa LLago, y en los meses de mayor afluencia tiene al menos dos salidas, una por la mañana y otra por la tarde.

Antes o después de la experiencia en el barco, aprovecha que estás cerca de las playas de arena y báñate en el lago.

Para un sanabrés el agua del Lago siempre está caliente, pero quizó no opinan lo mismo los turistas.

gallery/cascada
gallery/img_0553
gallery/p1070058
gallery/bici
gallery/caballos
gallery/barco lago
gallery/25502143
gallery/p1040120
gallery/p1060925
gallery/p1070175
gallery/ribadelago
gallery/sierra
gallery/ruta